Cómo convertirse en bestia

Lo primero que hay que saber cuando tienes intención de transformarte en un ser terrible, es que tu corazón debe albergar fe. Si no, no vale para nada cualquier intento. Todo sería en vano. Solemos creer a pies juntillas en sentimientos abstractos, intangibles, como la amistad, el amor —¡qué relativo y ambiguo, el amor!—, y todas esas cosas que nos enseñan en las películas y series de televisión noñas. No, amigos, la fe propia debe provenir de las creencias de cada uno, sin que mancha externa alguna la pueda manipular. Continuar leyendo “Cómo convertirse en bestia”